• triatlon pontevedra

El triatlón es un deporte para los perfeccionistas que fijan las más altas demandas tanto en sí como en su material deportivo y equipamiento.
El triatlón es una de las prácticas deportivas más exigentes a las que puede enfrentarse cualquier atleta. Su combinación de natación, ciclismo y running pueden llevar al cuerpo y al organismo a sus límites máximos, algo que transforma a esta modalidad deportiva en una práctica adictiva y que aporta importantes beneficios para aquellos que deciden empezar en ella.

Esta sentencia resume con perfección la esencia de un deporte que prácticamente escapa a los límites propiamente humanos.
Un tanto de historia
Por mentar algo de su historia, muchos ubican el origen de esta combinación de deportes en la isla de Hawái, en concreto desde una apuesta entre marines estadounidenses en mil novecientos setenta y ocho que pretendían esclarecer qué atleta era el más completo. No obstante, ya hay algunas referencias sobre modalidades similares al triatlón desde principios del siglo veinte. De manera especial, en Francia existía una prueba famosa como “Los 3 deportes” que sostenía la esencia del triatlón moderno al conjuntar la carrera, la natación y el ciclismo. Lo que sí es seguro, al lado de sus orígenes, es que esta completa modalidad deportiva es parte integrante de los JJ. OO. desde el año dos mil, algo que no ha hecho más que acrecentar su popularidad. Triatlón
Las pruebas que forman un deporte
El triatlón es la combinación perfecta de 3 modalidades deportivas basadas en la resistencia, algo que hace esencial un dominio perfecto del cuerpo a base de sesiones de adiestramiento de manera perfecta diseñadas. De este modo, ahora conocerás las distintas pruebas que son parte del triatlón:
Natación
Carrera continua
Ciclismo
Para la natación, que se desarrolla en entornos naturales distanciados de las piscinas, es preciso contar con un completo equipo en el que no pueden faltar bañadores especializados y ciertos accesorios singularmente diseñados para la práctica de este deporte como, por servirnos de un ejemplo, los accesorios de natación. En lo que se refiere a las demandas de la natación en el triatlón debe distinguirse entre su modalidad tradicional y la olímpica. En la primera, que en nuestros días se conoce como Ironman, los atletas deben nadar tres mil ochocientos metros, una distancia que en el triatlón olímpico se reduce a los mil quinientos metros.
Carrera continua
El running es otra de las pruebas que son parte de cualquier competición de triatlón que se precie. Sus demandas de recorrido cambian de la misma manera que sucede con la prueba de natación, con lo que en su modalidad tradicional se recorren cuarenta y dos quilómetros, una distancia que se reduce a diez quilómetros en las pruebas que eligen la versión olímpica de este deporte. El desarrollo de la carrera puede ser complejo y por terrenos dispares.
Una bici de triatlón es una de las partes esenciales de este deporte. El ciclismo, en la versión tradicional del triatlón, tiene un recorrido de ciento ochenta quilómetros, una distancia que queda reducida a los cuarenta quilómetros en las pruebas de modalidad olímpica.


Pontevedra está situada en el noroeste de España, ubicada en la comunidad autónoma de Galicia, a orillas de la ría que lleva su nombre y en el centro de las Rías Baixas gallegas, ocupando los valles fluviales del Lérez y del Tomeza. La población de la capital supera los 80.000 habitantes, y el Área Territorial Urbana, los 130.000.

La belleza de sus calles y plazas seduce a todo aquel que las visita, entre casas populares y de abolengo que revelan el pasado histórico de la ciudad, con importantes muestras arquitectónicas que conservan el encanto de tiempos lejanos. Durante este paseo quedará
patente la historia hidalga de Pontevedra, al caminar entre los numerosos blasones y escudos heráldicos que ocupan las fachadas del siempre animado y activo centro histórico.

El Centro Histórico de Pontevedra Declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1951, es uno de los mejor conservados de Galicia (junto con el de Santiago de Compostela) y testigo indiscutible del esplendor medieval de la ciudad, cuando Pontevedra todavía estaba
profundamente ligada al mar. Aquí podemos encontrar lugares como la Plaza de A Leña con su crucero y sus concurridas terrazas, la Plaza do Teucro (mitológico guerrero fundador de la ciudad), con sus hermosos escudos tallados en piedra, la Plaza de A Verdura, alternativa y encantadora, la Plaza de A Ferraría, centro del ocio urbano, con sus característicos soportales…

Pontevedra es una hermosa ciudad que debe ser recorrida y disfrutada con calma.